domingo, 11 de mayo de 2008

Un problema sexual

El darwinismo siempre ha tenido un problema no resuelto con el sexo, desde el principio, un problema sexual. Ya Jenkin le planteó al amigo Charles que la práctica del sexo mezclaba y diluía, hasta hacerlas desaparecer, las supuestas ventajas evolutivas que podría adquirir por casualidad algún miembro de la especie. Cuando se redescubrieron los escritos del fraile Mendel la cuestión se volvió aún peor pero tras muchos años y esfuerzos imaginaron una forma de superar la implacable ley de H-W y pensaron que en pequeños grupos aislados que practicaban sexo entre ellos, si era posible de alguna manera y así nació la Genética de Poblaciones (con mayúscula) y algunos ganapanes pudieron dedicarse a las complejas fórmulas matemáticas y sobrevivir con eso. Otros mal pensados como L Margulis afirman que la G de P es tan científica como la frenología que también usaba complejas fórmulas. Pero lo cierto es que en el camino quedó arrumbado el individuo como sujeto y objeto de la sacrosanta selección natural y fue sustituido por el acervo genético de la población, el conjunto de genes de los que practican sexo entre ellos. Dawkins cambia y atribuye al gen ser el sujeto de la evolución y así estamos entre el acervo genético y el gen, los individuos han desaparecido y puede escribir su contundente frase: “Somos máquinas de supervivencia, autómatas programados a ciegas con el fin de perpetuar la existencia de los egoístas genes que albergamos en nuestras células”.
La esquizofrenia siempre aparece como un brote, pero ya tiene una historia anterior y esto se veía venir. Algunas moléculas luchan por sobrevivir en el interior de lo seres fantasmales que realmente somos. Todo comenzó con un problema sexual no resuelto, al cabo Freud otro científico, va a tener razón.

4 comentarios:

Emilio Cervantes dijo...

Amigo Pepe,

Soy más partidario de los puntos de vista de Jung que de los de Freud.

Freud, que a mi entender era demasiado pragmático y materialista en su descripción de las complejidades humanas, encontró una réplica adecuada en Jung.

No entiendo por qué la teoría de Darwin, todavía mucho más materialista en su descripción de la naturaleza que la de Freud, no ha encontrado todavía una réplica adecuada. ¿Se le ocurre a usted alguna explicación?.

Muchas gracias

Pepe dijo...

Hola amigo Emilio, he estado varios dias sin conexión a internet.
Freud y Joung.
Marx y ?
Darwin y ?
Pienso que si han encontrado réplicas adecuadas, aunque sean difícil de personalizar.

Emilio Cervantes dijo...

Amigo Pepe,

Discrepo. Pienso que tanto Marx como Darwin son casos límite en la historia. Aventuras únicas sin réplica ni parangón posible.

La torpe "sabiduria" del hombre moderno admite más crueldad en la naturaleza (selección natural, Darwin) que en sí mismo (sexualidad, Freud), por eso la respuesta al psicoanalista fué más rápida y dura que al naturalista.

Por eso y por el interés,......

No perdamos el tiempo buscando ciencia donde no la hay.

Un saludo afectuoso

Mario García dijo...

Te agradecería (por favor)que facilitases la lectura de los posts separándolos en párrafos. Es sólo un consejo. Curioso blog.