martes, 19 de mayo de 2009

La gallina





Son muchos los físicos a los que cuando echan un vistazo a la doctrina darwinista, se les ponen los pelos de punta, viendo como esas estupideces pueden ser consideradas como ciencia válida. Para Robert B Laughlin, Nobel de física y que ha reflexionado mucho sobre que es la ciencia y el método científico, el darwinismo es el mejor ejemplo de una antiteoría, una ideología que realmente frena el pensamiento y el avance del conocimiento.

Gran parte del actual conocimiento biológico, es ideológico.Una clave del pensamiento ideológico es la explicación que no tiene implicaciones y que no puede ser verificada. Yo llamo a tales caminos lógicos cerrados, antiteorías, porque tienen exactamente el efecto opuesto de las teorías reales: detienen el pensamiento en vez de estimularlo.
La evolución natural por selección natural, por ejemplo, que Charles Darwin concibió originalmente como una gran teoría, ha venido últimamente a funcionar más como una antiteoría, llamada para cubrir los resultados experimentales embarazosos y legitimar descubrimientos que en su mejor estado son cuestionables y en su peor estado ni siquiera equivocados. ¿Su proteína desafía las leyes de la acción de masas?¡La evolución lo hizo! ¿Su desorden complejo de reacciones bioquímicas se convirtió en un pollo? ¡La evolución! ¿El cerebro trabaja bajo principios lógicos que ningún computador puede igualar? ¡La causa es la evolución!

Robert B Laughlin

Lo que más me ha gustado de esta cita es como la evolución es la solución al problema que supone como un lío de reacciones químicas se trasformó en un pollo. La solución siempre es la evolución darwinista o en su defecto la gallina. Me ha recordado una reflexión de ese gran pensador darwinista, que según algunos es el mejor filosofo de los últimos siglos, que confunde o identifica la evolución con la gallina.
«¿Cómo de caro sería construir una máquina que partiendo de huevos revueltos a la entrada, entregase huevos enteros a la salida? La evolución nos da una solución inmediata; simplemente pon una gallina viva en una caja. Dale huevos revueltos para comer, y pondrá huevos enteros para ti.» —Daniel C. Dennett

31 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Pepe. Leí tu comentario en el informe de Gamez, realmente soy partidario de tu hipótesis, y en estos días voy a "bucear" en internet y en los libros para llegar a un punto claro.

Me gustó mucho tu aporte intelectual.

Te dejo mi sitio , saludos:

SJarre.com.ar

Armando Leonel Silverio dijo...

Esto es lo que se necesita, gente con sesos que denuncie sin tapujos la farsa darwinista. 150 años de monsergas y cuentos chinos no han dado abasto para traer a los pupitres una miserable prueba de especiación que valga. Hay que joderse con estos farsantes que lo único que pueden hacer es presentar alargamientos de picos, cambios de colores y mosquitas con 4 alas, y cacarear sin cesar que esto es prueba de evolución. Alguien ha dicho que la evolución es lo que deben demostrar estos hacedores de mitos? Han probado todo menos lo que les corresponde, la especiación. Sin especiación no hay darwinismo.

etpoursimouve dijo...

O existe una ironía muy muy muy fina que no llego a pillar o no entiendo nada ?
En cualquier caso me gusta el Blog Saludos

etpoursimouve dijo...

Vaya!

No era fina ironia lo que he leido.

En cualquier caso ya no me gusta el blog...
Saludos

Pepe dijo...

Desde luego esto no es ironía fina, fina, fina como usted sospechaba al principio, sino sarcasmo grueso. Menos mal que se ha aclarado, me tenía preocupado.
Esa t de etpuorsimuove, debería removerla.
Saludos.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

¡Qué curioso! Justo ayer estaba yo releyendo ese capítulo de Laughlin, para hacer una entrada en mi blog. Aprovecho y comento aquí que tiene bastante razón en lo que dice (y he comentado aquí yo varias veces): el darwinismo tiene la obligación epistemológica de identificar los PROCESOS PRECISOS que llevan de un genoma a otro, de una especie a otra. Afirmar que es "por selección natural" sólo quiere decir lo que NO es: no ha evolucionado INTENCIONALMENTE (como en la ingeniería genética), sino aprovechando mutaciones aleatorias (como en la selección artificial), pero esto deja sin responder una parte sustancial de la pregunta del millón: "¿CÓMO se han transformado unas especies en otras?". Laughlin acierta al criticar que la idea de "selección natural" se tome como un principio que lo explica todo.
.
.
Lo que ocurre es que, puestos a citar a Laughlin (ese capítulo, en particular), es HONESTO citar también lo que constituye un argumento EN CONTRA de la teoría que se defiende en este blog; así (pg. 217), dice:
.
entre los dos extremos [reduccionismo y misticismo] está la noción de que la imposibilidad de conocer en profundidad el funcionamiento de los organismos vivos quizá tenga su raíz en fenónemosfísicos (...) En el mundo INANIMADO, a cada paso nos topamos con lo incognoscible, algo que no tiene nada que ver con ningún misterio. Hay sistemas primitivos que son esquivos a las soluciones computacionales y hasta el momento no se comprenden por completo, desconocimiento que no se resolverá nunca. Está por ver si lo mismo se aplica a la biología"..
Y luego (pg. 218): En cuanto a la supuesta inmoralidad de ver la vida con criterios mecanicistas, no estoy de acuerdo: pienso que es una idea que supone una aproximación demasiado mecánica de lo que es "mecánico". .
A esto hay que añadir el mensaje CENTRAL de todo el libro: que TODAS las leyes científicas de TODOS los niveles ontológicos pueden ser "emergentes", o sea, pueden ser CONSECUENCIA FÍSICA de la agregación "mecánica" de los comportamientos de los componentes de cada nivel inferior... PERO sin que sea posible DEDUCIR MATEMÁTICAMENTE y de forma COMPLETAMENTE EXACTA las leyes de un nivel a partir de las leyes del inferior (se podrá deducir ALGUNAS leyes, y algunas de ellas de manera sólo aproximada). Esto no se debe a ningún MISTERIO, sino a una propiedad matemática de las leyes de cada nivel (vaya, las propiedades que se estudian en la teoría del caos).
.
En el caso de la biología, la lectura de esta hipótesis de Laughlin (insisto en lo de HIPÓTESIS: no ha hecho ninguna DEMOSTRACIÓN lógica ni empírica de que de hecho sea así, y como tal hipótesis lo propone) sería que las propiedades biológicas de los seres vivos DERIVAN EXCLUSIVAMENTE de las propiedades químicas de sus componentes, pero de tal manera que NOSOTROS NO PODEMOS RECONSTRUIR MATEMÁTICAMENTE EL PROCESO por el que en la naturaleza ocurre tal derivación. Esta es una concepción absolutamente MECANICISTA de la naturaleza, no hay NINGÚN lugar en ella para algo así como un "diseño".

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Bueno, rectifico: Laughlin puede ser un honesto creyente, y pensar que, al fin y al cabo, aunque es verdad que TODO se sigue de las leyes físicas (y es "mecanicista" en este sentido) [lo que, insisto, no equivale a que NOSOTROS podamos DEDUCIR todo a partir de las leyes físicas], estas leyes las ha creado Dios así porque le ha dado la gana, y porque él SÍ SABÍA que con esas leyes se iban a crear MECÁNICAMENTE los ribosomas, los hígados, y el blog "Evolución, la miseria del darwinismo".
.
Pero esto, naturalmente, es un simple acto de fe, sin NINGUNA garantía. Igual puede ocurrir que haya petallones de universos, con diferencias aleatorias en las leyes FÍSICAS de cada uno, y que en algunos de ellos haya leyes físicas que conducen a ribosomas, y en otros no (de hecho, ¿cómo podemos ARGUMENTAR contra la hipótesis de que EXISTEN TODOS LOS UNIVERSOS POSIBLES, o sea, con TODAS las leyes físicas posibles?: en unos habrá leyes que generan MECÁNICAMENTE la existencia de ribosomas, y otros habrá leyes que no lo permiten. Puesto que estamos aquí discutiendo, se sigue que nuestro universo es uno de los que tienen leyes que permiten la existencia de ribosomas, y se sigue que NO GANAMOS NADA suponiendo que la "causa" por la que en nuestro universo hay esas leyes, y no otras, es "para que" estemos aquí).
.
.
Para los que queráis ver la reacción de Laughlin sobre el creacionismo y el DI, ver aquí

etpoursimouve dijo...

Bueno,una aclaración a tiempo ya que me precipite un poco..., me muestro no muy de acuerdo con lo que aquí se expone sobre la teoría aunque si tengo que decir la verdad, me resulta entretenido leerle.
Gracias por la aclaración de la "t" de etpoursimouve, sé que es con "p", las razones de que haya una t son largas de explicar!

Un saludo

Miguelo Arencibia dijo...

eppur si muove

woodpecker dijo...

La teoría de Drawin es eso, una teoría. Por eso, mediocres como tú pueden intentar debatir sus fundamentos apoyándose en personajes que le suena a lo que uno piensa o dicen lo que uno quiere creer. Los pensamientos de Darwin son ideas , como todas las que hay hoy en día, pero lo suficientemente buenas como para que sus bases aguanten mucho más que tus post. Puedes intentar rebatir el darwinismo copiando a otros o usando sus trabajos, pero finalmente serás siempre serás un especulador cutre, con blog cutre Ale, a currárselo….

Pedis pruebas, muy bien, pero las vuestras resisten menos que la arena en la playa.

Armando Leonel Silverio dijo...

Amigo woodpecker, de lo que ha dicho se deduce que debatir sobre los fundamentos de la hipótesis darwinista es ser mediocre. Hay que dar por verdad inamovible que de un charco sucio salió una molécula autorreplicante que por alteraciones al azar al replicarse se volvió procariota. Que las procariotas, comiéndose mutuamente se volvieron eucariotas. Que a las eucariotas un día se les ocurrió asociarse para formar garras, y abrigos de piel, hígados y riñones, y cotorras y loros, y papagayos, y budas, porque así lo quiso la suerte y lo aprobó la selección natural. Y que aquí estamos, haciendo lo propio, fabricando anticonceptivos, y bombas atómicas, y transbordadores espaciales gracias a esos mecanismos darwinistas o neodarwinistas (la misma y económica cosa). Muy lindo, Dios bendiga a Darwin y a su sequito de genios, porque ideas no les falta. Yo, creyente y antidarwinista como ninguno, soy el primero en reconocer que la idea es digna del mayor de los respetos. Es sencilla, elegante, y el mecanismo esta aceitado. El único problema que le veo, amigo mío, es la falta de pruebas. Lo que pretende explicar la “Teoría de teorías” es el origen de las especies. Y yo le pregunto a usted y a cualquier otro que quiera responderme, ¿dónde está ese origen? ¿En qué momento las especies dan el salto mágico que las separa para siempre y de manera irrevocable? ¿En qué momento una “cotorra” deja de ser “cotorra” para volverse “otra cotorra”? y que copulen esta “cotorra” con esta “otra cotorra” y produzcan descendientes híbridos inviables, o ningún descendiente. ¿Dónde están las pruebas de que los mecanismos darwinistas producen ese salto específico?

Anónimo dijo...

¡Como vamos a descender del mono! ¡Hace falta ser tonto! Es imposible que el mono sea nuestro antepasado porque el mono tiene la POLLA más grande. Ignorantes..

woodpecker dijo...

Hola Armando.

No quería hacer creer que debatir sobre las teorías derivadas de Darwin sea mediocre. Idependientemente de que se crea en ellas o no. Todo lo contrario.

Dices que es dificil de creer y/o demostrar que el neodarwinismo es consistente. Podría empezar por ponerte miles (sic) de artículos científicos que lo apoyan, pero no voy a hacerlo. Me gustaría más que tú me dieras pruebas físicas, contrastables, repetibles y aplicables a todo el mundo, sobre la existencia de un Dios. Creo que lo tienes muy, pero que muy dificil.

Armando Leonel Silverio dijo...

Amigo woodpecker, estoy tan seguro como usted de que yo ni nadie podrá mostrarle una prueba científica de que Dios NO existe, tanto como de que usted ni nadie ha observado ni registrado jamás una especiación en organismos complejos, donde el termino “especie” pueda asumirse objetivamente. El darwinismo tiene tanto de irracional como el cristianismo o cualquier otra religión y ahí tiene usted el ejemplo del anónimo (8 de junio de 2009 9:55). Este experto señor darwinista ya tiene clara la razón por la que el hombre no desciende del mono (¿!!?), y luego de deslumbrar con sus conocimientos, se pavonea llamando al personal “ignorantes” (ya volverá insinuando que estaba siendo irónico). Esta clase de espécimen es mas abundante de lo que parece. Defensores rabiosos del darwinismo a pesar de que no tienen una “peregrina” idea de que es lo que predica.

Ya encontrará Pepe la manera de perdonar que me apersone de esta manera en su blog. Pero divertirse, sanamente, a costa de las ocurrencias darwinistas es un deber ciudadano.

Maleza dijo...

A mi me gustaría que el Sr Armando me respondiera como plantea el creacionismo el fenómeno de la extinción. Me explico: si hay un ser creador de vida, será ese mismo el ser destructor de esa vida. Algo tan trágicamente necesario en la naturaleza evolutiva como destructivo en el fenómeno creacionista.

Si ese ser creador destruye con la misma facilidad que crea, ¿no es un poco cruel?.

¿No podría ser que ese creador pudiera ser superado por otro más piadoso con la naturaleza al estilo Buda o Alá? O es que estos dos no tienen competencias en medio ambiente...

Armando Leonel Silverio dijo...

Amigo o amiga Maleza, ignoro la respuesta a su pregunta. Las razones son varias pero no muchas. Para citarle algunas, a cambio de ser preciado de respetuoso, le respondo que los creacionistas son tantos y tan diversos, que resulta difícil determinar a cuál de todos se refiere usted. Si por casualidad de la vida se refiriera a los defensores de la “tierra joven”, le respondo que considero dicha postura carente de toda base religiosa o científica. Otra farsa, aunque no peor que el darwinismo, donde la ingenuidad no media. Por otro lado, ¿Cómo podría yo conocer los motivos de Dios? No me creo capaz ni siquiera de razonar al respecto por respeto a mi mismo.

La vida es lo que es. No cuestiono ni cuestionaría que somos el resultado de un proceso evolutivo, si tal es su temor. El darwinismo es una farsa, la evolución un hecho.

En cuanto a la crueldad que parece ver en las acciones de la naturaleza, le digo que es su subjetivísimo derecho. En lo que a mi respecta, cruel es aquel que siendo conciente disfruta del sufrimiento que produce. Sin embargo, no puede considerarse cruel al cirujano que amputa una pierna para salvar la vida de una persona, o al medico que se ve en la obligación de abortar un embarazo para salvar la vida de una madre. Alguien ignorante puede ver crueldad en estos hechos, penurias y dolor sin sentido.

Maleza dijo...

Entiendo, por tanto, que si bien usted no comulga con el darwinismo y su teoría como modelo evolutivo, sí cree usted que la evolución es el motor de la especiación.

Sólo por mi tranquilidad, ¿es usted evolucionista o creacionista?. Entiendo que si acepta usted el evolucionismo, rechaza el creacionismo. Porque ambos no son compatibles, en cuanto que el primero se apoya en un método racional científico, con más o menos aciero en la promulgación de sus paradigmas. Y el segundo se apoya inevitablemente en la Fe. Y es una relidad irrefutable que la ciencia acaba donde comienza la Fe (Y viceversa).

Un saludo.

Pepe dijo...

Señor Maleza, dejando aparte lo que pueda responder Armado, por mi parte tengo que decirle que el darwinismo es una ideología no científica, basada en supuestos absurdos y no probados.
La evolución es un hecho, la teoría darwinista, ideológica y no científica, no debe identificarse con "evolucionismo" como usted hace.
Para su intranquilidad he de decirle que al menos yo soy evolucionista y creacionista, algo totalmente compatible.

Armando L Silverio dijo...

Maleza, debe usted definir a que llama creacionismo para poder responderle con propiedad. Avanzo reconociendo que nos encontramos frente a un hecho, el mundo está repleto de especies de seres orgánicos. La pregunta que nos hacemos frente a este hecho es ¿cómo diablos llegaron aquí esas especies? ¿De dónde? ¿Son el producto de la reflexión y el diseño, o se presentaron a la existencia gracias a una suma de eventos contingentes?

Para no dejar dudas diré lo que pienso. Veo conciencia creadora en cada criatura de este planeta, y en cada molécula de este universo. Pero no es ese el problema que nos embarga cuando hablamos de evolución. La evolución no es relativa al origen sino al método, al cómo fueron producidas las criaturas vivas que pululan la tierra. Las evidencias parecen indicar que estas especies son el resultado de un largo sumario de transformaciones, y no de una creación instantánea.

Anónimo dijo...

Creacionismo compatible con evolucionismo ? por dios que hago en este blog me pregunto.

Anónimo dijo...

Pepe y Armando par de gilipollas no hay que pajearselas tan seguido que si no terminaran mas idiotas

Armando Leonel Silverio dijo...

Anónimo (12 de junio de 2009 8:18), lo que sorprende es que no atine a ver tal compatibilidad, estando el mundo lleno de ejemplos evolutivos donde el motor es la creación conciente. Lo que si puede, tragarse todas las leyendas darwinistas, carentes de pruebas concluyentes, y sin arquearse (debe tener un gran estomago).

Anónimo dijo...

Podría poner un ejemplo de esos que llenan el mundo?, explicado de tal forma que hasta un niño pudiera entenderlo, con nombre de especie y fenómeno creacionista-evolicionista incluido.

Se lo agradecería enormemente.

Y por favor, sin insultar ni desacreditar a los darwinistas. Solo exponga el ejemplo lo más concretamente posible.

Gracias

Pepe dijo...

Estimado Anónimo, no puedo poner un ejemplo que pueda ser entendido sin saber la edad mental del referido niño. Y tampoco puedo hacerlo sin desacreditar a los darwinistas, pero le contaré una historia:
 
A finales del siglo XVIII, un Señor con sombrero llamado Wiliam Paley, paseaba por la campiña inglesa cuando encontró un reloj. Tras largas deducciones concluyó que ese reloj no estaba allí desde siempre sino que lo debería haber hecho un relojero porque esos mecanismos complejos no habrían aparecido por casualidad. También encontró un ratoncillo, él pensó que era más complejo que el reloj y que no había aparecido tampoco por casualidad.
Durante los dos siglos siguientes los descendientes intelectuales de Paley han estudiado el ratón y su contenido, y lo que han encontrado han sido mecanismos cada vez más complejos. La célula que en aquellos tiempos se suponía "una unidad uniforme de protoplasma" ha resultado ser una una factoría complejisima con decenas de miles de enzimas trabajando coordinadamente. Mucho más compleja que un reloj y que un ordenador. 
Desde aquellos lejanos tiempos ha habido unos personajes que afirman que esa célula apareció en una sopa templada por casualidad, estos son los darwinistas, y además dicen muy serios que la célula se convirtió en ratón aprovechando errores que se producían  en la copia del genoma.
Solo pienso como Paley que el reloj y la célula fueron diseñados. Para creer que aparecieron por casualidad hace falta mucha fe de la que carezco.
Saludos.

Anónimo dijo...

En fin.... lo que esperaba. Le había pedido un simple ejemplo de los millones que, a su juicio, llenan el mundo y no ha sido capaz de escribir mas que un triste cuentecillo de ratones.

Me ha demostrado además que carece de cualquier conocimiento de esa evolución que tanto critica, al comparar la célula de un ratón con los protobiontes y células procariotas de hace 3500 millones de años.

He llegado, pues, a la conclusión que su ingnorancia científica es solo equipareable a su nivel de charlatanería.

ADIOS

Anónimo dijo...

Ignorancia total del método científico.

Si se apoyan en ese tal William Paley que murió antes de naciera Darwin y que por supuesto nada sabía de evolución natural, ni de especies, ni de células..... van ustedes de culo.

Paley era filósofo y teólogo, no era ni naturalista ni científico y estaba obsesionado con intentar demostrar la existencia de Dios, por lo que creia ver a su creador hasta en una simple piedra.

Con esos argumentos tan pobres solo van a convencer a unos pocos incultos.

Un poco más de nivel por favor.

Pepe dijo...

Adios hombre, que le vaya bien, aunque me temo que volverá, como otros anónimos que no cesan.

Armando Leonel Silverio dijo...

Amigo Anónimo (17 de junio de 2009 14:31), siendo usted darwinista se atreve a hablar de ciencia, que descaro. El darwinismo es un fraude que trata de explicar la evolución del automóvil, alegando que es el resultado de un montón de errores en la replica de una tuerca, que apareció en el mundo por arte de magia y gracias a las pajas mentales de un tipo. Así, durante millones de años de errores esa tuerca se fue convirtiendo en tornillo, en válvulas, en ejes de leva, y demás partes que finalmente formaron el auto sin que haya mediado nada más que la selección natural.

Son muy capaces de explicar, fantasiosamente, cómo simples errores en la replicación de una única parte pueden producir todas las partes restantes. Lo que no pueden hacer es presentar pruebas que lo demuestren. No se cansan de asegurar que ese mecanismo genera las nuevas partes y que luego la selección natural las ordena, y repetir que esa babosada es una teoría científica.

Si se conformaran con eso no fuera nada. Cada loco con su tema. El problema es cuando empiezan a desacreditar cualquier otra explicación que no se ajuste a las monsergas darwinista, llamando seudocientífico a cualquiera que ose decir que la única manera en que esas partes han podido surgir, evolucionar y converger para construir un auto es gracias a la intervención de la variable “conciencia creadora”.

Mas claro no canta un gallo

Beyoncé dijo...

"descaro... fraude... fantasiosamente... babosada... loco... monsergas..."

El automóvil (aunque no como es ahora, pues los humanos han intervenido) pudo haberse desarrollado por errores en el diseño de una tuerca, como usted dice. La infinidad de errores que ha habido en los desarrollos de las máquinas, es algo imposible de imaginar. La industria del automóvil, una vez trazadas las líneas maestras y que todas las piezas estuvieron disponibles, fue cuestión de poco tiempo. Desde entonces no han parado de evolucionar, rápidamente, debido a la presión del mercado y la intervención humana, evidentemente. Sin esta presión y estos antecedentes, hubiera tardado mucho más tiempo.
Los proyectos de simulación por ordenador de los procesos de selección natural en organismos que se desplazan, como darwin@home, están demostrando delante de nuestras narices que en muy poco tiempo los organismos se adaptan y evolucionan por la terrible presión del entorno y las recompensas, cuando hay mutaciones y multiplicación de generaciones.

Anónimo dijo...

El darwinismo es un fraude que trata de explicar la evolución del automóvil ...

Caray, y yo viviendo en el error todos estos años. Siempre creí que Darwin quería explicar la evolución de animalitos y plantitas y en una página antievolucionista vengo a ver que Darwin me puede explicar la evolución del VW :|

Siempre se aprende algo, ni duda cabe.

Darío

Anónimo dijo...

Ese Beyoncé de los automóviles es un darwinista extensivo que lo mismo explica la evolución de las galaxias que de los automóviles. Así hay muchos.
Vais como locos y no miráis y pasa lo que pasa.