lunes, 29 de septiembre de 2008

El darwinismo es una religión destructiva.




El darwinismo es una absurda religión, definiendo esta como "un sistema compartido de creencias y prácticas asociadas, que se articula en torno a la naturaleza de las fuerzas que configuran el destino de los seres humanos".
La fuerza que configura el destino de los seres humanos y de la naturaleza en general para la religión darwinista es el azar que hará a sus elegidos supervivientes por un día.
Si algo llama la atención cuando observamos a los darwinistas es su infinita credulidad, son capaces de tragarse las más disparatadas fantasías, como que la vida apareció en una sopa templada por casualidad. Esto puede ser creído por ignorantes que desconocen la complejidad de una célula, pero también lo creen personas cultas pero fanáticas. O creer que una bacteria puede llegar a ser un elefante o una almeja aprovechando los errores o cambios aleatorios en la copia del genoma y dándole tiempo al tiempo.
Es cierto que en general procuran ocultar estas vergüenzas y reclamar el auxilio de la ciencia en abstracto sin entrar en detalles para sus fantasiosas explicaciones, pero son creyentes ejemplares y esto hace al darwinismo una religión en auge.

Cuando el avance de la ciencia descubre cada día más y más complejidad en la vida que imposibilita la aparición azarosa y cuando se desvela la estupidez del contenido lógico de la doctrina que afirma que sobreviven los que sobreviven porque son más aptos o porque se reproducen más y que esto explica la evolución, no podemos sino recordar el consejo que la Reina Roja daba a Alicia: "es fácil creer tres cosas imposibles antes de desayunar, solo es cuestión de acostumbrarse".
Acostumbrados están y tienen unas enormes tragaderas, a lo que no parece que se acostumbren es a que alguien les diga tres verdades y realmente están enfurecidos.

Como las posiciones darwinistas son indefendibles desde cualquier punto de vista, la táctica empleada por los líderes más conspicuos como Dawkins y Dennett es atacar a las religiones teístas con una furia desmesurada, y dedicarse a la antiteología teórica. No seré yo quien salga en defensa de estas, pero es un fenómeno muy significativo en cuanto nos muestra que el darwinismo es un competidor con enorme éxito en el mercado religioso.

La satisfacción psicológica que encuentran los darwinistas en su religión está más allá de mi entendimiento, pero tiene algo de filosofía autodestructiva, en realidad la definición de la vida del darwinismo es muy parecida a la de Macbeth expresó antes de morir: "La vida es un cuento contado por un idiota lleno de ruido y de furia y que no significa nada".
Creo que hay más cosas bajo el cielo y sobre la tierra de las que esa estúpida filosofía puede imaginar, me parece una creencia razonable.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Brillante, Pepe, aplausos.

Eche un vistazo al blog de su amigo

http://weblogs.madrimasd.org/biologia_pensamiento/

Entre los comentarios a la última entrada titulada Darwinismo y eugenesia (http://weblogs.madrimasd.org/biologia_pensamiento/archive/2008/09/29/102095.aspx)

se sugiere la posibilidad que los darwinistas son redactores de la entrada "Creacionismo" en wikipedia.

El creacionismo como invento darwinista y la wikipedia como neolengua de Orwell,....

irichc dijo...

Hola, Pepe.

He colgado en mi blog un texto de Brentano que puede que no conozcas y que mueve a reflexión. Lo copié en un foro personal hace cuatro años y hoy me ha parecido apropiado rescatar parte del mismo. El resto de lo transcrito puede leerse aquí y aquí.

Emilio Cervantes dijo...

Gracias, Pepe, por acercarse por mi blog donde nos ha dejado pendientes de un hilo con su definición de creacionismo. En cuanto a esta entrada... ¿tiene usted idea de por qué no ha generado ya el típico aluvión de insultos?