sábado, 19 de julio de 2008

En otros tiempos los darwinistas creían en su doctrina



En otros tiempos, los darwinistas creían en su doctrina, hace más de veinte años, algunos como Gould se permitían hacer bromas con el secreto profesional de los paleontólogos.
Otros como Jacques Monod eran capaces de escribir así sin rodeos: "Decimos que estas alteraciones son accidentales, que tienen lugar al azar y que constituyen la única fuente posible de modificaciones del texto genético, único depositario a su vez de las estructuras hereditarias del organismo, se deduce necesariamente que solo el azar está en el origen de de toda novedad en la biósfera. El puro azar, el único azar, libertad absoluta pero ciega, en la raíz misma del prodigioso edificio de la evolución: esta noción central de la biología moderna no es ya hoy en día una hipótesis entre otras posibles o al menos concebibles. Es la sola concebible como única compatible con los hechos de observación y experiencia"El azar y la necesidad"El mismo Ayala, autor de ese bodrio titulado Darwin y el diseño inteligente, escribía antes estas cosas:
Los origenes evolutivos de los taxones superiores son poco conocidos. La posibilidad de que las brechas tengan como causa la extinción de intermedios se convierte cada vez en más inverosímil.
La mayor parte de de los órdenes, clases y filos aparecen de repente y normalmente con todos los caracteres que las distinguen.
Estamos obligados a concluir que la mayor parte de los taxones realmente nuevos que aparecen repentinamente debieron de hecho de originarse repentinamente.

Una proteína de tamaño moderado puede tener 150 aminoácidos; las combinaciones posibles de la tal molécula son 10^195, lo que es un número realmente grande ; si las secuencias de aminoacidos en una proteína prebiótica, se produjeron por procesos aleatorios, no sería esperable que se produjese ninguna proteina determinada de esa longitud en la Tierra. Se estima que el número de estrellas en el universo conocido es aproximadamente 10^27. Si cada una de estas estrellas tuviera un planeta en el que la síntesis prebiotica produjese mil millones de proteínas diferentes de 150 aminoácidos por segundo durante cinco mil millones de años, se producirían aproximadamente 7´8x 10^25 combinaciones de aminoácidos: billones sobre billones resumen el total de combinaciones posibles. La probabilidad de descubrir una combinación particular de 150 aminoácidos por azar sería a pesar de eso mínima.
"La evolución en acción" FJ Ayala y JW Valentine

Si mostraban las contradicciones era porque tenían la esperanza de que la ciencia les daría respuesta, pero esa esperanza ha desaparecido, hoy ni sometido a tortura a Ayala escribiría algo parecido, muy al contrario, mentiras por una buena causa, la ocultación o el silencio.

Hoy ni los más fanáticos se sienten orgullosos
En mi opinión hay una pérdida muy generalizada de fe en la doctrina, siguen en sus trece pero disimulando, y muy crispados. ¡Ay! Aquellos tiempos de risas a costa de los creatas, no volverán. Todo evoluciona.

1 comentario:

Teodosio Ayala, el inquisidor dijo...

Vaya enlaces mas buenos que tiene usted hoy, Pepe. Plato fuerte para despues de una buena sopa.

Su blog debería estar en la guía Michelin.

Saludos,
Teodosio